Logo de netsaluti

Convulsiones febriles: lo que cada padre debería saber

Regresar

Convulsiones febriles: lo que cada padre debería saber

La mayoría de las veces que un niño tiene una contracción involuntaria o una convulsión es por causa de fiebre. A estas les llaman "convulsiones por fiebre" o "convulsiones febriles". Son bastante intimidantes, pero no son tan peligrosas como parecen.

¿Qué debo hacer si mi niño tiene una convulsión?

  • Ponga a su niño o niña de lado para que no se vaya a atorar con la saliva. 
  • No le ponga nada en su boca.
  • No restrinja los movimientos de su niño durante una convulsión. Lo más importante —y más difícil— que usted debe hacer es mantenerse tan calmado como sea posible. La mayoría de las convulsiones paran por su propia cuenta en unos pocos minutos, por lo tanto, mantenga sus ojos en un reloj de pulso o de pared. 
  • Llame al 911 si la convulsión dura más de diez (10) minutos. 

¿Qué debo hacer después de que la convulsión ha parado?

Llame a su médico. Posiblemente el médico va a querer ver al niño para determinar la causa de la fiebre.

¿Mi niño va a tener más convulsiones?

La probabilidad de que su niño tenga otra convulsión es de un 25 a un 30 %. La mayoría de los niños no van a tener otra convulsión. El riesgo de otra convulsión febril es ligeramente mayor si su niño tiene menos de 18 meses, si ha habido antecedentes familiares de convulsiones febriles, o si la fiebre no era muy alta cuando ocurrió la convulsión. 

¿Estas convulsiones pueden prevenirse con medicamento?

Probablemente, pero la mayoría de los médicos y padres piensan que los efectos secundarios causados por el medicamento son peores que tener otra convulsión febril. A pesar de que se use medicamento, es probable que este no prevenga otra convulsión. 

Si mi niño tiene una convulsión febril ¿esto significa que él o ella tiene epilepsia?

No. Una sola convulsión nunca es epilepsia. Inclusive convulsiones febriles repetidas no se consideran epilepsia puesto que los niños superan el riesgo de tener una convulsión causada por fiebre. Un niño con epilepsia tiene dos o más convulsiones que no son causadas por fiebre.

Las convulsiones febriles no causan epilepsia. Pero la probabilidad de que se desarrolle una epilepsia en un niño que ha tenido una convulsión febril es ligeramente mayor que la que él o ella tuviera si no hubiera tenido una convulsión febril. La probabilidad de que un niño que ha tenido una convulsión febril desarrolle epilepsia es aproximadamente de un 2 a un 4%. Existe una probabilidad mayor que 95 % de que su niño no tendrá epilepsia, y no existe evidencia de que tratar a su niño con medicamento prevendrá la epilepsia.

AVISO LEGAL

Toda la información que se brinda en esta nota está destinada al conocimiento general. En ningún caso sustituye el asesoramiento de un médico. No olvide consultar a su médico ante cualquier duda que pudiera tener con relación a su estado de salud.


Créditos:
Fuente: AAFP


Regresar