Logo de netsaluti

Coronavirus (COVID-19) en bebés y niños: Riesgo de contagio

Regresar

Coronavirus (COVID-19) en bebés y niños: Riesgo de contagio

La mayoría de las personas que se han enfermado del COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, son adultos. Los bebés y los niños no parecen tener mayor riesgo de adquirirla. Es importante que se asegure que ellos no le pasen la enfermedad a otras personas.

Puede tomar medidas simples para evitarlo: láveles las manos a menudo, limpie la casa con frecuencia, mantenga a los niños alejados de personas enfermas, y limite o suspenda las visitas con otros niños. Es posible que su hijo sienta ansiedad porque no puede ir a la escuela, porque no puede ver a sus amigos, y porque le han cambiado otras rutinas. Es posible que usted tenga que ayudarlo a sentirse más tranquilo.

Síntomas

Cuando los niños y los adolescentes tienen el COVID-19, sus síntomas aparentan ser más leves que los que presentan adultos. Estudios apuntan a que más del 90 por ciento de niños que se enferman presentan síntomas entre muy leves y moderados, y parecidos a los de catarro. Entre ellos:

  • Fiebre
  • Moqueo nasal
  • Tos
  • Vómito
  • Diarrea

Es posible que algunos niños tengan un riesgo mayor de desarrollar una enfermedad más grave si tienen otras condiciones de salud como asma o diabetes.  Los infantes pueden tener un riesgo mayor, pero los expertos en salud no tienen certeza de eso. En muy pocos casos los niños que adquieren el nuevo coronavirus pueden desarrollar una enfermedad grave, como por ejemplo, acumulación de líquido en los pulmones o fallo orgánico. Pero es más probable que los niños transmitan la enfermedad sin querer, y no que se enfermen.

Cómo proteger a su hijo

No existe una vacuna para prevenir el COVID-19. Es importante que haga todo lo que pueda para proteger a su hijo y al resto de su familia de la enfermedad. Estas son algunas medidas que puede tomar para reducir el riesgo de que ellos adquieran la enfermedad:

Lave las manos a menudo: Todos los niños deben lavarse las manos después de ir al baño; después de estornudar, de toser o de soplarse la nariz; antes de comer; y en cuanto entren a la casa. Lo mejor es usar agua y jabón. Se deben enjabonar bien la parte de atrás de las manos, los espacios entre los dedos, y los espacios debajo de las uñas. Deben lavarse las manos por un mínimo de 20 segundos, el tiempo que toma cantar dos veces “Feliz Cumpleaños”. Si no tiene agua y jabón a su alcance, use un desinfectante para manos a base de alcohol con un contenido de por lo menos 60 por ciento de alcohol.

Quédese en casa, y cancele visitas en persona. Por el momento, es importante limitar el contacto cercano con otros para reducir la propagación de la enfermedad. Quédese en casa lo más que pueda y evite espacios públicos como centros comerciales y cines. No reciba visitas ni tampoco permita que otros niños se queden a dormir en su casa. Aunque su hijo no aparente estar enfermo, podría tener el virus y lo puede transmitir.

Mantenga a sus hijos alejados de personas que están enfermas. Si su hijo presenta síntomas parecidos a los de catarro, no deje que salga de la casa. Enséñeles que al toser o al estornudar, deben usar un pañuelo desechable que deben tirar inmediatamente. O dígales que se cubran la nariz y la boca con un brazo con el codo y no con las manos.

Limpie su hogar con frecuencia. Desinfecte a diario superficies que se tocan a menudo, como los inodoros, los lavamanos, los pomos, los interruptores, las asas, los teléfonos, las tabletas, y los controles remotos. Puede usar la mayoría de productos de limpieza o preparar uno casero con un tercio de taza de cloro por cada galón de agua. Si su hijo tiene un peluche favorito, lávelo con frecuencia a la temperatura más alta posible.

No le ponga mascarillas a niños sanos. Si su hijo está sano y no presenta síntomas, no es necesario que use una mascarilla. No se ha comprobado que las mascarillas protegen contra la enfermedad.

Qué hacer si su hijo se enferma

Si su hijo presenta síntomas que cree que pudieran ser del COVID-19, llame a un médico. Él le puede decir qué hacer y si necesita ver a su hijo en persona. No vaya a la clínica sin cita -- llame primero.

A pesar de que es improbable, si su hijo llegara a tener el COVID-19, es probable que se tenga que quedar en casa para recuperarse. No existe tratamiento para el virus. Su hijo debe descansar y tomar mucho líquido. Hable con su médico antes de darle a su hijo una medicina sin receta contra el dolor, como, ibuprofeno o naproxeno. Se cree que podría agravar la enfermedad, pero eso no se sabe con certeza. El acetaminofén podría ser la opción más segura.

Para asegurarse que el resto de la familia no se enferme:

Aisle a los niños. Su hijo debe permanecer alejado de otras personas en su hogar –si es posible, en un cuarto y un baño que solo él use. Tampoco deben acurrucarse con o darle besos a las mascotas. Si su hijo tiene el COVID-19, debe usar una mascarilla protectora cuando esté alrededor de otras personas. Si se le dificulta respirar con la mascarilla o se siente molesto por tener que usarla, puede usted usar una cuando esté con él.

No comparta artículos personales con los niños. Eso incluye vasos, toallas y ropa de cama.

Limpie y desinfecte con frecuencia. Si su hijo enfermo tiene edad para limpiar artículos que se usan con frecuencia, como teléfonos, pomos e inodoros, deje que él lo haga. Si no tiene edad para hacer limpieza, hágalo usted pero use una mascarilla.

Controle los síntomas. Llame a su médico de inmediato si su hijo tiene dificultad para respirar, siente dolor o presión en el pecho, o parece estar confuso.

Mantenga aislado a su hijo aun si parece que está mejor. Su hijo puede estar alrededor de otras personas si no ha tenido fiebre por tres días completos, si sus síntomas han mejorado, y han pasado por lo menos 7 días desde que se enfermó.


Créditos:
Fuente: Artículo médico de WebMD


Regresar