Logo de netsaluti

Obesidad y demencia "van de la mano"

Regresar

Obesidad y demencia "van de la mano"

Tener sobrepeso en la adultez incrementa el riesgo de desarrollar demencia, según un grupo de científicos estadounidense. El equipo del Instituto Nacional de Salud encontró que la gente obesa mayor de 40 años es un 74% más propensa a desarrollar demencia, en comparación con las personas de peso normal. Asimismo, los científicos determinaron que el riesgo de desarrollar demencia a lo largo de la vida en aquéllos con sobrepeso es un 35% más alto.

El estudio se realizó en más de 10.000 hombres y mujeres estadounidenses durante tres décadas. Los hallazgos fueron publicados en el sitio de internet de laBritish Medical Journal.

Epidemia de demencia

Los autores de la investigación advirtieron que la epidemia actual de obesidad puede desencadenar un boom de demencia en el futuro. El equipo investigador encabezado por la doctora Rachel Whilmer, señaló que "si los resultados son confirmados, puede que el tratamiento de la obesidad reduzca el riesgo de demencia".

Para la realización del estudio, se consideró que una persona obesa es aquélla con un índice de masa corporal (IMC), -la relación entre el peso y la talla de un individuo-, de 30 o más. El sobrepeso abarca un IMC de entre 25 y 29,9 y en una persona normal estas cifras varían entre 18,6 y 24,9.

El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de su altura en metros. Todos los participantes se sometieron a minuciosos chequeos de salud desde 1964 a 1973 -cuando tenían entre 40 y 45 años- y fueron monitoreados hasta 1994 para ver si alguno había desarrollado demencia: en 713 (un 7%) casos la respuesta fue positiva.

Mujeres v/s hombres

El IMC permitió predecir que el riesgo de desarrollar demencia es más fuerte entre mujeres que entre hombres. Por ejemplo, las mujeres obesas fueron 200% más propensas a sufrir de demencia que las mujeres de peso normal, mientras que los hombres obesos tuvieron un 30% de incremento en el riesgo. Para la realización del estudio, se consideró que una persona obesa es aquélla con un índice de masa corporal (IMC), -la relación entre el peso y la talla de un individuo-, de 30 o más.

El sobrepeso abarca un IMC de entre 25 y 29,9 y en una persona normal estas cifras varían entre 18,6 y 24,9. El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de su altura en metros. Todos los participantes se sometieron a minuciosos chequeos de salud desde 1964 a 1973 -cuando tenían entre 40 y 45 años- y fueron monitoreados hasta 1994 para ver si alguno había desarrollado demencia: en 713 (un 7%) casos la respuesta fue positiva.

Mujeres v/s hombres

El IMC permitió predecir que el riesgo de desarrollar demencia es más fuerte entre mujeres que entre hombres. Por ejemplo, las mujeres obesas fueron 200% más propensas a sufrir de demencia que las mujeres de peso normal, mientras que los hombres obesos tuvieron un 30% de incremento en el riesgo.


Créditos:
Fuente: netsaluti


Regresar