Logo de netsaluti

Violencia Doméstica

Regresar

Violencia Doméstica

Violencia doméstica es una forma de amenazar o controlar la conducta impuesta en una mujer por alguien que ella ama sin tener en cuenta sus derechos, sentimientos, cuerpo, o salud. Una mujer sufre de abuso si ella ha tenido intencionalmente, daño físico, sexual, o emocional repetitivamente con quien ella mantiene una relación íntima.

 

¿Cuál Es Violencia Doméstica?

La violencia doméstica afecta la salud de la mujer. Aproximadamente 20% de las visitas hechas por las mujeres a los servicios de emergencia son por lesiones relacionadas con abuso. Más de uno tercio las de víctimas de asesinato en mujeres es por sus compañeros íntimos.

El abuso puede ser real o por amenaza. En la mayoría de las relaciones violentas, el abuso mental y la intimidación están relacionados con la fuerza física. El abuso puede tomar cualquiera de varias formas:

  • Asalto físico: lanzar objetos a la víctima, empujándola, pegándole, palmoteando, dando de puntapiés, ahogando o atacando con una arma,
  • El asalto sexual: actividad sexual forzada, incluyendo sexo vaginal, oral, o anal
  • El abuso psicológico: se forza a la víctima para realizar actos degradantes, amenazando con dañar a un compañero o sus niños, mientras ataca quiebra objetos estimados y lastima los animales domésticos, o intentan dominar o controlar la vida de una mujer

Hay muchas maneras que un abusador puede intentar para controlar la vida de una mujer. Algunos pueden llevarse su dinero, comida, sueño, ropa, o transporte. Algunos pueden impedir a una mujer estar en contacto con su familia y amigos. Otros pueden controlar sus opciones de reproducción intentando evitar el uso métodos de anticoncepción.

Abuso Durante el Embarazo

Muchas mujeres embarazadas son abusadas por sus compañeros. El abuso puede empezar o puede aumentar durante el embarazo.

El Abuso durante el embarazo puede significar un riesgo para la mujer y su feto. Los peligros de esta violencia incluyen aborto, sangrado vaginal, bajo peso al nacer, y daño fetal. El miedo de daño a su bebé nonato puede motivar a menudo a una mujer para dejar una relación abusiva. En otros casos, el abuso puede disminuir durante el embarazo. De hecho, algunas mujeres sólo se sienten seguras cuando ellos están embarazados. Ellas saben de la experiencia que "él nunca me pega cuando yo estoy embarazada." En estos casos, sin embargo, el abuso puede surgir poco después del nacimiento. Esto puede llevar a los embarazos repetidos como una manera de escapar el abuso.

Abuso infantil

Más de la mitad de los hombres que también abusan de sus compañeras también abusan de sus niños. Otros amenazan abusar a sus niños.

Niños que dan testimonio de violencia familiar o se ha abusado de ellos pueden perturbarse profundamente por lo que ellos ven o experimentan. El miedo, impotencia, y enojo se sienten a menudo en una casa donde existe el abuso. Los niños pueden tener dolores de cabeza crónicos, problemas del estómago, o pesadillas, y enuresis. A menudo, ellos tienen dificultad en la escuela. A veces, ellos se retiran de sus estudios y sus amigos. En otras ocasiones, ellos se tornan agresivos y entran en peleas frecuentes.

Los niños pueden creer que la violencia física es una manera de tratar con los problemas. Las niñas que son abusadas suelen involucrarse en una relación abusiva cuando ellas crecen. Los niños probablemente abusaran de sus propios compañeros.

La Relación Abusiva

Debido a que las mujeres con relaciones abusivas están en riesgo de lesión física y emocional repetida, es vital conocer algunos de los rasgos que a menudo caracterizan a los hombres y mujeres en estas relaciones. Los compañeros en las relaciones abusivas vienen de todo grupo racial, económico, y religioso.

Un abusador masculino tiene a menudo un antecedente familiar de violencia y puede tener baja autoestima y baja confianza en sí mismo. Sin embargo, puede aparentar ser una persona cariñosa con la persona interesada. Él puede ser muy celoso de las relaciones de su compañera con otros y puede culpar a su compañera de sus actos violentos. A menudo, él tiene un problema con el alcohol o drogas. Esto puede parecer la causa del problema, pero es sólo una excusa.

El abuso raramente se detiene cuando se detiene el uso de alcohol o droga.

Una mujer abusada también puede tener baja autoestima y la confianza en sí misma baja. Muchas mujeres creen que ellas causan el abuso de algún modo y que ellas pueden controlar al abusador intentando agradarle o evitando su enojo. El Abusador le dice a menudo a sus compañeros que ellos son los culpables.

Las mujeres se quedan en las relaciones abusivas por varias razones. Ellas tienen a menudo un sentimiento encontrado de amor, lealtad, culpa, y miedo de venganza. Ellas pueden ser financieramente dependientes de su abusador. Cualquiera que sea la razón para quedarse, la vida diaria de una mujer abusada es a menudo agitada y con miedo.

El Ciclo de Abuso

Muchas de las mujeres abusadas se encuentran en un círculo vicioso de abuso que sigue un modelo común en muchas relaciones. A menos que la mujer tome alguna acción para romper el ciclo, la violencia normalmente se torna más frecuente y más severa con el tiempo:  

  • Fase 1 La tensión como el abuso del compañero aumentan su violencia. Durante esta fase, la mujer abusada puede intentar agradar al abusador o tranquilizarlo. A menudo, sus esfuerzos sólo retardan la violencia.
  • Fase 2 El abusador se vuelve violento y lanza objetos a su compañera; golpes, palmadas, puntapiés; o abusa sexualmente de ella; o usa armas, tales como cinturones, cuchillos, o pistolas.
  • Fase 3 El abusador se disculpa y expresa culpa y vergüenza. él promete que la conducta violenta no pasará de nuevo. Él compra a menudo regalos para la compañera. A veces el abusador culpará de la violencia a la mujer, diciéndole que no habría pasado si ella no hubiera dicho o hecho algo para enfadarlo.

Con el tiempo, el hombre tiende a poner menos tiempo y esfuerzo en mejorar. él ha aprendido que su violencia controla a su compañera, y él trabajará menos duro en pedir perdón o explicar su conducta.

Si Usted es Abusada

“Rompa el Silencio”

El primer paso para romper la violencia en una relación es decirle a alguien. Permitirle a alguien saber que usted es abusada para que usted pueda avisarle en caso de que necesite dejar una situación peligrosa. La persona a la que usted puede decirle puede ser enfermera o doctor, consejero o asistente social, un amigo íntimo o miembro de la familia, o un miembro del clero.

Al principio, usted puede encontrar difícil hablar sobre el abuso. Pero, muchas mujeres abusadas sienten un gran alivio así como una sensación de seguridad una vez que deciden hablar con alguien fuera de casa. Los sentimientos de vergüenza son a estas alturas comunes. Tenga presente. La conducta violenta es culpa del que del que es violento, no de la víctima.

Sus Opciones

En algún momento usted tendrá que pensar sobre la situación a largo plazo. Usted se enfrentará con algunas decisiones duras. No importa qué decisiones tome, el consejo puede ayudarle con problemas que surgirán al iniciar un cambio de vida.

A veces una mujer que ha sido abusada decide romper con su compañero para bien. Si éste es el caso y su marido es el abusador, consiga a un abogado con experiencia en casos de abuso. Si el dinero es una preocupación, revise los recursos existentes en su área —muchas comunidades tienen servicios de ayuda legales. Pregunte a su doctor, consejero, o el personal de una línea de ayuda que recomienden uno.

Hay decisiones duras para ser tomadas si usted está envuelta en una relación abusiva. Tomará tiempo para ordenar las cosas. Usted puede sentir la presión de familiares o amigos o puede tener los conflictos encima de sus creencias religiosas.

Finalmente...

La violencia doméstica es un problema que está más extendido de lo que la mayoría de las personas piensa. Propone una amenaza de salud seria a las vidas de muchas mujeres. Ninguna mujer tiene que vivir con el abuso. Hay alternativas y opciones.

Si usted piensa que puede estar involucrado en una relación abusiva, dígale a alguien. Hable con su doctor o enfermera o busque a un amigo o consejero. Desarrolle un plan de seguridad. Recuerde, nadie merece ser abusado. Su vida puede ser buena.


Créditos:
Fuente: Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos


Regresar