Logo de netsaluti

Cáncer de mama.

Regresar

Cáncer de mama.

El cáncer de mama o seno comienza en el tejido de los senos. La mayoría de los tumores que se forman en el tejido de los senos son benignos. Algunos tumores de los senos son cancerosos pero aún no se han expandido a otras partes del cuerpo. Este tipo de cáncer se llama "in situ" y casi siempre puede curarse con tratamiento. El tipo de cáncer de mama más grave es el invasivo; esto significa que los tumores cancerosos se han expandido a otras partes del cuerpo.

El cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más común en la mujer después del cáncer de la piel. Las buenas nuevas son que la tasa de mortalidad por cáncer de mama ha disminuido durante los últimos años. Esto, probablemente, se debe a que más tumores se han detectado temprano, cuando el tratamiento puede ayudar al máximo. Los mamogramas y los exámenes de los senos (tanto los auto exámenes como los que son hechos por el médico) pueden ayudar a encontrar los cánceres de mama temprano.

¿Cómo puedo detectar el cáncer de seno temprano?

La mejor manera para detectar los abultamientos (masas) en los senos que pueden ser cáncer es hacer 3 cosas:

  • Hacerse mamogramas con regularidad.
  • Hacer que su médico le revise los senos.
  • Hacerse un auto examen de los senos cada mes. 

El hacer todas estas cosas le da la mejor probabilidad de detectar el cáncer lo más temprano posible. La detección temprana del cáncer de seno hace que el tratamiento sea mucho más fácil y efectivo. Más de 90 de cada 100 mujeres a las cuales se les detecta el cáncer de seno a tiempo serán curadas.

¿Qué es un mamograma?

Un mamograma es la forma más eficiente para detectar el cáncer de seno temprano; hasta dos años antes de que el abultamiento sea lo suficientemente grande para sentirse. Un mamograma es un tipo especial de rayos x de sus senos. La cantidad de radiación utilizada en los rayos x es muy pequeña.
Los mamogramas detectan el cáncer pues el cáncer es más denso —es decir más grueso— que el tejido normal del seno. Un radiólogo evaluará la radiografía para señas de cáncer o de otros problemas de los senos.

¿Cómo se hace un mamograma?

Su seno descansará sobre una superficie plana y la máquina de rayos x comenzará a oprimir lentamente sus seno hasta que usted sienta presión. Esta presión es necesaria para expandir su seno de modo tal que se pueda tomar una radiografía mejor. La radiografía se toma tan solo uno a dos minutos y el proceso completo usualmente no toma más de 20 minutos.

¿Y los mamogramas duelen?

Los mamogramas pueden resultar incómodos. Pero estos no toman mucho tiempo. Usted notará que planear hacerse el mamograma al poco tiempo de terminar su período menstrual resultará menos incómodo. Puede que sus senos estén menos sensibles en este tiempo.

¿Con qué frecuencia debo hacerme el mamograma?

Si usted es mayor de 50 años hágase un mamograma cada año o cada dos años. Si usted tiene factores de riesgo para cáncer de seno, tales como que alguien en su familia tuvo cáncer de seno, su médico querrá que se haga mamogramas más a menudo, o que se los empiece a hacer antes.

¿Con qué frecuencia deberá mi médico revisarme los senos?

Cada año o cada dos años comenzando a los 30 años. Hable con su médico acerca de cuándo es el tiempo para hacer que le revise los senos.

¿Con qué frecuencia debo revisarme los senos?

Cada mes, comenzando a los 20 años de edad. Durante esta edad temprana, cualquier abultamiento pequeño, probablemente son glándulas y conductos mamarios normales. Con el tiempo usted se acostumbrará a saber cómo se sienten sus senos normalmente de modo tal que podrá saber si un nuevo abultamiento aparece.

Examínese los senos unos pocos días después de que le pasa el período cuando sus senos no están tan sensibles. Si a usted no le viene el período, o si le viene a diferentes tiempos, examínese los senos al mismo tiempo cada mes.

¿Cómo chequeo si tengo abultamientos?

Comience parándose frente a un espejo. Mírese los senos con los brazos a los lados, con los brazos levantados por detrás de la cabeza y con los brazos sobre las caderas y los músculos de su pecho flexionados.

Luego, acuéstese con una almohada por debajo de su hombro izquierdo. Coloque su mano izquierda detrás de su cabeza y toque su seno izquierdo con las yemas de los tres dedos centrales de la mano derecha. Comience por el borde externo y siga hacia adentro del seno con movimientos circulares, acercándose cada vez más al pezón con cada vuelta. Después de terminar de examinarse el seno, exprima suavemente el pezón y fíjese a ver si le sale alguna secreción del mismo.

Haga lo mismo con el seno derecho con una almohada por debajo del hombro derecho.

Asegúrese de incluir hacia arriba el área que llega hasta la clavícula y hacia afuera el área de la axila. Usted tiene nódulos linfáticos en esta área. El cáncer puede expandirse al tejido de los ganglios linfáticos.

Cambios en sus senos que debe buscar

  • Cualquier abultamiento nuevo; éste puede no ser doloroso o sensible a la palpación
  • Un engrosamiento inusual de sus senos <br>
  • Una secreción pegajosa o sanguinolenta que sale de los pezones <br>
  • Cualquier cambio en la piel de sus pezones o de sus senos tal como de fruncimiento o de formación de hoyuelos <br>
  • Un aumento inusual en el tamaño de un seno Un seno inusualmente más bajo que el otro.

AVISO LEGAL

Toda la información que se brinda en esta nota está destinada al conocimiento general. En ningún caso sustituye el asesoramiento de un médico. No olvide consultar a su médico ante cualquier duda que pudiera tener con relación a su estado de salud."


Créditos:
Fuente: familydoctor


Regresar